EnteraT











{enero 18, 2010}   Rebajas…

Bueno, se que ahora estamos en las segundas rebajas pero quiero contaros mi experiencia con las primeras. Primeramente me costo trabajo el convencer a mi pareja para que me acompañase a comprar al Factory. Era sábado, el primero de las rebajas y estaba todo lleno de gente, tanto que salían por las ventanas de las tiendas. Fui metódicamente entrando en cada una, Bershka, Pull and Bear, Stradivarius… Cual fue mi sorpresa al terminar ese fatídico día al comprobar que solo me había podido comprar 2 zapatos ( que necesitaba mucho) y nada más. Y diréis ¿Por qué?

Pues bien, mi intención era comprarme unos 2 o 3 pantalones y alguna camiseta o algo así y cual fue mi sorpresa al ver que en todas las tiendas había una cantidad impresionante de vaqueros… ¡ TODOS TALLA 34 o 36! Era imposible encontrar ningún pantalón ( ¡pero ninguno!) de tallas como yo las llamo “humanamente posible” Y ahí estábamos todos mirando vaqueros a diestro y siniestro cruzando los dedos por encontrar una talla 40 ( que yo considero normalita) haciendo literalmente y perdonadme por la expresión ” El Subnormal”. Y algunos diréis, es que ya se lo había llevado la gente… Pues que casualidad que estaba toda la estantería llena por lo que calculo que solo las afortunadas ( o no tanto) que tienen una 34 o una 36 encontraron ese día unos pantalones ( o unos miles, vaya…) de su talla. Los que eran nueva temporada si los había de todas las tallas ( ¡que casualidad!).

Hay un problema muy gordo con las tallas en este país, yo recuerdo que fui a Dublin de viaje y encontré en sus rebajas de todo y de mi talla y a cantidades ingentes, pero sin embargo no encontré nada para las que tenían menor talla… En fin, indignadísima y cabreada, salí de allí y me prometí a mi misma que nunca volvería a ir a comprar en rebajas, ahora estoy compuesta y sin pantalones  y encima sigue lloviendo por lo que sigo sin poder lavar la ropa.

¡He dicho!

Ah por cierto, desde aquí quiero hacer un llamamiento a los de Bloguzz para decirles que quien mejor que yo para comerme unos Donuts, ya que después de toda esta experiencia traumática, una necesita desquitarse cogiendo unos cuantos gramitos de mas. Señores de Donuts soy fan de vuestro trabajo… ( un poco de peloteo ayuda, ¿no?)



et cetera